seguidores

lunes, 26 de diciembre de 2011

Dos silencios

Es sólo irme,
nada más.
No se tiñe de liberación
ni sensación de huida.
Irme caminando,
en silencio,
sin darme vuelta
o irme mirando hacia atrás,
casi es igual.
Y por ahí cae una lluvia de verano,
lenta,
e ilustra la vereda.
Por ahí me subo a un barco de papel
y no me importa flotar entre las hojas.
Irme en la sonrisa
o en el llanto,
irme por los poros,
verme desde adentro,
desconocida.
Irme entre dos manos lejanas,
explorando.
Irme de a poco,
con la verdad entre las cejas y dos silencios
en los dientes.
Quilmes. Buenos Aires. Argentina
Irme bien llorada y sin espanto,
por mucho, por nada, por siempre
y por amarlo tanto.

domingo, 27 de noviembre de 2011

El amanecer y otros cuentos

Él insiste con el tema de los cuentos
y dibuja pozos para que yo baje,
recorra su fábula
como si fuera Alicia.
Muchas mesas y tacitas,
y puede que me diga al despertar,
tengo hambre Alicia,
o que me llame por mi nombre
y me cuelgue una maravilla de te amos,
con alfileres de gancho,
tanto a mi,
como a Alicia.
Tengo que correr,
atravesar todos estos años,
salir del cuento,
que no me dibuje una letra,
un guión,
un acertijo,
un desvío hacia el placard de la abuelita,
un colchón de chocolate;
huir con unos pájaros en las manos
y que se coman las migas del camino
para no volver a cerrar los ojos,
otra noche más,
escuchándolo.

jueves, 24 de noviembre de 2011

Ajuste de cuentas

Hay verdades que no necesitan ser vistas
ni siquiera por uno mismo,
están ahí
y yo confío en ellas.
Confío en el aire que no pasa por los pulmones,
en el nudo en la garganta,
en el enfrentamiento rabioso con la introspección,
en las heridas que llegan para todos,
en el encuentro inevitable
con cada uno de los pasos que damos.
La justicia no se pide entre nosotros,
no se menciona,
es como una luz que un día
se enciende sola
adentro
y nos paga un café con el espejo.

sábado, 19 de noviembre de 2011

De cómo lloran las margaritas.

Menos mal que quedan las margaritas
para echarse, una, a la sombra
cansada de tanto, tanto, tanto y tanto.
Chiquita, fetal, desnuda,
inundada de buenas tristezas
esas que te sacan de vivir el espanto,
el gato por liebre
y ni hablar del llanto
olvidado ya,
porque se empieza a no llorar
cuando es tanto, tanto, tanto y tanto
a secarse, una,
de casi todo,
por dentro, por fuera y por los cuatro costados.
Menos mal que quedan las margaritas
y algunas gotas de rocío que caen
y ruedan pieles.

jueves, 17 de noviembre de 2011

Coincidí con la lluvia

Los habitantes creen que son balcones
En la calma de haber dejado cosas
puedo vivir una mañana desarmada
sin pedir que me dibuje, el día,
la linea del horizonte
y como hoy llueve
puedo caminar bajo la lluvia
sin ser poética para nada
solo por el hecho de estar y coincidir
con la lluvia,
tan inútil como la casualidad
como lo que no se suda,
como lo que no se busca.
Alejarse, perderse,
dejar de controlarlo todo
o al menos la mayoría de las cosas,
parece un buen camino,
como comprender que no hay cosa más imbécil
que querer ayudarse a uno mismo.
Empujarse a vivir es como pensar
que si uno empuja al tren va más rápido.
Mejor subirse y andar
con lo que se tiene puesto
la vida o la muerte,
lo blanco o lo negro.
Que me miren a los ojos hoy,
que me miren.
Voy fumandome las intenciones
de a poco.
Por ahí me bajo en una estación
hay pajaritos, un poco de verde,
puede que pueda verlo,
puede que no.
Y el tren sigue más allá de mis ojos,
mucho más allá.

domingo, 13 de noviembre de 2011

Balada de la mariposa y su legión

Osor - Catalunya
La mariposa,
memoria de un día,
confiaba en sus vendas
y entonces reía.
a veces pensaba
que el tiempo
limpiaba la mugre
y que sus ojos guardados
a modo de puente
unirían cubo con dados,
como una manera
más justa y decente
de mezclar la vida
sin el amor
como simple amuleto,
más bien como mano
con fuerza de reto.
Pero nadie muere
definitivamente en un día
si no ve,
y en tiempos de vientos muy quietos,
tampoco la mariposa.
Entonces vuelve diferente,
a modo de legión,
sabiendo que la mugre
de cualquier rincón
se limpia con la propia oscuridad.
no teme al derrumbe,
deja las vendas sucias,
chorreadas de mil y un escenarios,
desdibuja unos puentes,
de lejos espía
y sale.
Por fin sale
a ser lo que debe ser,
memoria de un día.

domingo, 30 de octubre de 2011

Pequeño ensayo sobre tu luz

Sierra de Los Padres. Argentina
Vos podés alejar las moscas de mi cabeza
aunque digas:
Qué demencia pretender que yo…
Vos podés ayudar
sin tanto signo de pregunta.
Explicá de una vez,hacé así con la mano
y alejá las moscas de mi cabeza
que zumban al ritmo de tus zapatos.
Dejame descansar.
Te pido un día de mirar estrellas con vos.
Yo miro estrellas cuando te vas
y hasta parezco feliz por un rato.
Todo el rato que las ganas momentáneas
de huir de vos me lo permiten.
Pero después la tristeza,
tu ausencia, tu falta.
Y vos que me pensás hasta el infinito
y las ideas viajan
y yo soy tu idea.
(Ahora que lo pienso así
veo por qué sin vos no existo.)
Y me pensás, decía,
me pensás hasta las estrellas.
Y cuando estoy ahí, frente a ellas
empiezan a caer lentamente
así como cuando empieza a nevar,
el viento se para y la tierra se tapa.
Así  me tapo de tu luz de plata
y entonces es tarde para ver
porque uno puede ver algunas estrellas
siempre desde la oscuridad
pero miles y miles son solo luz.
Y entonces las moscas.

Drama y alegría

Villa Victoria Ocampo
A veces nos salpica solo el ruido de las gotas.
Yo tengo puesta la chaqueta de charol negra, brillante.
Tus ojos y los mios siempre fueron una especie de blues.
Nuestras miradas no son suaves
pero nos tocamos suavemente antes de tocarnos
y no hay diferencia entre el antes y el después,
siempre es suavemente.
No quiero decir cursilerías sobre la piel
así que voy a recordar cuando a los pocos días de tocarnos
me dijiste: Quiero hasta tu sangre…
Y yo jamás ahorré un centímetro cúbico para el después,
quizá porque, aún sin darme cuenta,
siempre supe en las células
que el después nuestro es siempre nosotros mismos.
A veces no estamos junto al mar
por eso nos salpica solo el ruido en la cabeza.
Y cuando no podemos estar frente al mar,
porque sería rojo de rojo sangre,
toda esa que tanto amamos
y que dejamos correr de nuestras heridas,
estamos juntos, mal o bien, en tu cabeza y en la mía
y una vez cicatrizados volvemos a mirarnos
y vos me decís:
Amor, sos mi drama y mi alegría…
y yo te digo cosas parecidas.

martes, 18 de octubre de 2011

Y luego llueve

Por qué
es una buena respuesta a la humillación.
El otro queda preso en esa mirada
que le pregunta por qué.
Baja los ojos, los hombros.
Ya no puede huir de sí mismo,
y aún sin responderse,
se escucha , se ve, se siente actuar.
Un por qué
limpio
de cualquier otra explicación
instala un corto silencio huracanado
y luego llueve.

domingo, 25 de septiembre de 2011

Es humo, es blanca.


Mario Parmisano. Tributo a Piazzolla. Mar del Plata 2011


Dónde está mi alma.
Es humo, es blanca.
A veces la veo
andar por el techo,
acercarse al piano.
Admito, de hecho,
no haberla buscado pero hoy con solo ponerme
en el pecho la mano
como si le ofrendara cosas,
cada nota, cada cuerda,
cada palmo de armonía,
vino,
me recordó pequeña,
recostada en la mesa
y cruzada de brazos.
Milonga del ángel -me dijo-
despertate
que ya es madrugada
y estoy dando vueltas,
un poco soy humo,
otro poco blanca.
Despertate -me dijo-
que hoy, no sé cómo,
de fuga y misterio
ya no queda nada,
estoy acá.


sábado, 10 de septiembre de 2011

Aquello que nos falta


El Masnou. Barcelona
Caminos de rosas,
Palau Reial de Pedralbes,
yo  recuerdo
cuando los elegiste
para mi aquella tarde.
Como todos los lugares,
como la mirada minuciosa
que nunca tuve y me prestaste.
Ayer te pregunté
si te habías puesto
así de hermoso para mi
y me dijiste: Sí.
También lloraste
como si en un punto
fuera cercanamente imposible,
inalcanzable entre tus manos.
Tal vez me soñaste arte, pensé;
por aquello que leí
que el arte no copia la realidad,
la anticipa y la altera
y hace entrar al mundo
lo que no estaba.
A veces me vuelvo
tan réplica,
tan a escala como un plano;
como un plano que incluye
hasta las grietas,
tan del mundo me vuelvo
que no puedo entrar al mundo
como aquello que no estaba.
Cuando dejo de ser arte,
ese instante en el que no podés
crear lo que nos falta,
me vuelvo, en un punto,
inalcanzable a tu mirada
y nos sostiene el mismo
hilo tenso que sostiene
al objeto real de aquel imaginado
y me pierdo en los caminos de rosas
que elegiste para mi y ando,
 ando por los lugares
buscando tu mirada minuciosa
para que me entregue al mundo
como aquello que nos falta.

jueves, 1 de septiembre de 2011

Ella sueña con mi libertad

Hice un barco de papel
para la nostalgia,
al menos para algo de nostalgia,
y me acerqué a la playa.
No sabía que estar libre
era como un foco de luz extra
en una habitación en penumbras,
y bailé con el cuerpo levitando,
sin una gota de nada,
con el mejor vacío que pude construirme.
Y volé como ella,
como esa gaviota que pasa
y mientras yo la señalo me reconoce
entre el resto
que come, reza y ama,
tal vez por aquel día
en que te cociné desnuda
entre espejismos y salmos
la última cena,
el último abrazo
y alzamos las copas con gotas de nada.
Yo la señalo desde la playa
y mientras ella pasa
sueña con mi libertad.

lunes, 15 de agosto de 2011

Y no lo ves

Como si fueras un papel de calcar
te veo
te veo más de lo que crees
te escucho más de lo que pensás
te descubro
me aliento a salir de la mentira
agradezco tu empeño
en mostrarme caminos y caminos
de ausencia
mientras te he buscado
mientras te busco por última vez
y no lo ves.
Y entonces decido
establecer la nada para vos
el silencio
y me voy
y lo ves
pero tal vez seguís creyendo
en mi resurrección
en tus manos poderosas
en tus apariciones milagrosas
y no ves que yo decidí andar sin fe.
Que me voy sin vos
porque no venís
y sin tus oraciones
por lo que no decís
y esta vez prefiero
no mirar
como te alejás.
Estoy sin fe
por si acaso
se te ocurre otra vez
volver para acabar
nuevamente conmigo.
Estoy de pie
y hasta sonrio.
Increiblemente,
un sentido de realidad,
una suma de presentes al sol
sin vos
me hacen caer
de inmediato en algún rincón
de la sonrisa
aunque  vuelvas para irte,
aunque ya no estés,
y no lo ves.

lunes, 8 de agosto de 2011

Formas de la inmortalidad

Puerto Madero- Buenos Aires
Hace un tiempo atrás
estábamos frente al sol,
junto al mar.
Estoy junto al sol,
frente al mar,
inexpresiva, inexplorable,
incompleta, tranquila,
frente al sol,
junto al mar
viendo pasar el agua y su música,
sin una sola pregunta en la cabeza;
no pregunto más por la vida,
hago lo que puedo
y vuelo por encima de todo,
altiva, cuando debo.
No estoy frágil, no.
No puedo de este modo
estar frágil.
Es como una especie de inmortalidad,
terrible inmortalidad.

sábado, 16 de julio de 2011

Tu forma

Me gusta encontrarte
de a poco
de a mucho
de a ratos
de casualidad
de barrio
de nada.
Me gusta tu charla y la mia
apacible,
al aire.
Me gusta que me mires
y me busques de ese modo.
Esta vez
me quedo vacía de todo
y apuesto a que te salvo
y me salvas
esa mañana,
esa tarde,
ese ratito.
Vaya a saber de que manera
o con qué exorcismo
mis ojos van pidiéndote,
despacio,
la luz
que los tuyos
van dejando en mi.
Me gusta conocerte
Feria medieval de Vic. Catalunya
de a poco,
de nada
y que me busques así,
despacio
y de a mucho.

viernes, 24 de junio de 2011

De mi

Logré cansarme de mi,
de mi hacia vos,
de mi y la ausencia de vos.
Pasiva, inmóvil, veraz,
duradera, yo.
Logré cansarme de mis palabras
de amor,
de la espera
insensata,
brutal, silenciosa,
mortal.
Logré cansarme
por fin de mi
y no de vos.
Me vi,
deje de verte a vos.
Me fui.
La luna dormía
en el cielo
así como recostada.
Callada busqué
otra forma de andar
erguida en el viento
mientras volaban
mis cosas,
todo aquello
que me hacia luna
recostada en la noche,
y dejé de mirarte
cuando me ví.

lunes, 20 de junio de 2011

Yo te tocaría como el infinito

Estar conmigo hoy es un cigarro en el suelo.
La lluvia no para
sólo el viento golpea las ventanas
a mi no me toca.
Intacta, flotando en la noche
vino la paz
no sé, sólo la paz.
No me preguntes por el tiempo que pasa
que fue, que hubo
mañana sale el sol y esta ciudad
es bonita como un caracol.
No me preguntes por el tiempo,
hay paz en mi corazón y en mi casa.
No necesito los caminos,
no iré,
sólo este espacio
que no sé si pertenece al mundo,
las risas son otras, las lágrimas no duelen
unen mis ojos con algunos ojos
que trae el recuerdo.
Dice
labio sobre labio, sobre labio, sobre labio,
susurra
beso contra beso, contra beso,
el infinito.
Es tarde para visitas, no puedo pensarte,
y estar conmigo es esta lluvia limpia
y cenizas en el suelo.
No puedo imaginarte hoy.
El viento sólo golpea las ventanas
a mi no me toca, no duele el tiempo.
Si pudieras sentarte a mi lado
y parar el viento con tus manos,
sólo parar el viento que golpea las ventanas,
yo te tocaría como el infinito,
yo te susurraría como el infinito.

jueves, 16 de junio de 2011

Malabares

El amor es simple hasta tal punto
que uno no puede
escribir mas que estupideces
grandiosas
sobre el amor.
El amor es simple cuando uno
se aleja para verlo;
y solemos decir cosas
como: yo te di siempre mi amor.
Y yo te fui dando
esferas de mi amor.
Y hoy me roza
un por qué,
en aquellos malabares
a puños cerrados,
no las dejaste caer
para que pudiera pensar
en alguna resurrección.
Entre la nada y vos
recuerdo el día
que me dijiste:
"hoy hasta pensé en
traerte rosas".
Un por qué se gesta
entre dos cosas,
la verdad y vos.

sábado, 11 de junio de 2011

Algo así

Se llaman con el pensamiento
o con algo,
no se con qué se llaman.
Solo los que dicen que se aman,
o algo así.
Porque no se sabe
quiénes verdaderamente se aman.
Se llaman para bien o para mal
porque da la casualidad
que se encuentran siempre
o se desencuentran siempre,
quieran o no encontrarse
o desencontrarse,
hacerse bien o hacerse mal.
Se encuentran en la memoria
en la vereda, en la historia.
Y con el tiempo descubren con horror,
o algo así,
sus poderes para materializar
lo que soñaron despiertos o dormidos.
La vida se transforma en no sé qué,
escuchan la palabra amor
por todos lados
mientras caminan ligero,
cada vez más rápido,
más solos de si mismos
queriendo volver a casa,
al cuerpo, a ellos.
Y no sé si se puede
o uno se muere
mientras huye,
o algo así.
Ellos tampoco lo saben,
solo que lo llaman amor,
o algo parecido,
y que temen
haberse ido de un lado
para nunca más poder volver al otro


Laguna La Brava. Argentina

martes, 17 de mayo de 2011

Cuatro elementos

Cosas por hacer
cotidianamente grandes.
Tranquilas como torta de manzanas
de un domingo a la tarde.
Tengo muchas cosas por hacer,
reparar las únicas grietas que merecen ser reparadas,
dormir en el vínculo correcto
de aquellas manos mias ,
verdaderamente parte de las mias.
Verme desde allá lejos
a cada paso.
Ella se para, ella camina, ella hace,
ella dice, ella ama, ella se  rie.
Perdonar y llevar el corazón bien lejos
de cualquier rastro de piel
adormecida en la amargura.
Poner en agua las rosas,
en el fuego las sonrisas
y dejar los otros dos elementos
para el resto de las cosas
que me quedan por hacer.
Y, un domingo cualquiera,
mirarme y que me guste
el horizonte.

 

lunes, 18 de abril de 2011

Me acordé

Te viví sin anestesia,
sin una mano en la espalda,
sin un levantate,
sin cuidado,
sin forma comprensible,
¿amorfa sería?,
como quieras, como digas.
Siempre que podía,
respetando la palabra
precisa para cada cosa,
te viví como querías.
Y de tanta oscuridad
de tanta sombra,
hostilidad,
marginalidad,
me acordé de encenderme
un poquito
y de que entre piedra y piedra, fuego,
entre fuego y fuego, luz
y acá me encuentro
en una roca frente al mar
lluvioso.
Mientras aparecen
las cosas del mundo
como en selección aleatoria,
atractivamente.
No te extraño
y es un bonito día
para salir de alguna parte.





Café del Torreón del Monje. Mar del Plata

viernes, 1 de abril de 2011

Acerca de la cebolla

No quiero morir buscando la belleza

ni andar acompañada
de aquel que vive buscando
sólo la belleza.
Quiero hacer bello lo que veo
y que me dibujen bella
con todas mis arrugas del alma
y del cuerpo.
Algo así como cuando mi abuela,
milagrosamente,
cocinaba para cinco con media cebolla.
No debiéramos ser más que eso,
que un par de medias cebollas
intentando la bondad como milagro,
como si tuviéramos la certeza de aquello,
de lo que verdaderamente
nos refleja de ese modo,
bellos.
Chapadmalal - Argentina




sábado, 26 de marzo de 2011

Desde la ventana

Como si nubes negras se alejaran de arriba de mi cabeza

y me dejaran ver el cable que atraviesa mi ventana
lleno de gorriones
cuando abro los ojos y sol me despierta,
porque yo no cierro las ventanas
nunca.
Como si nubes negras se alejaran de mi cabeza
cuando enciendo la radio y suena igual que antes,
cuando vuelvo del café llena de palabras,
cuando me sonríe un niño que sale de la escuela
Como si nubes negras de mi cabeza,
parece, que se que se alejaran
y entonces me pregunto si será esta tierra
o será el momento simplemente
de abrir los ojos y contar gorriones
desde la ventana.


jueves, 10 de marzo de 2011

Entre la piel y el alma, nosotros.

Teníamos que aprender
a ser nosotros,
a salir del cuerpo
y ser nosotros.
Tan intactos y reales
como adentro.
Hay cosas que no se aprenden
sin tomar distancia,
como cuando no está la piel
y tiene que arreglárselas
el alma.




Laguna de los Padres. Mar del Plata. Argentina

domingo, 2 de enero de 2011

Todo lo demás

El amor puede unir
algunos puntos oscuros,
insalvables.
El amor viaja
entre nubes espesas
y sueña despierto el perdón.
El amor
responde como lo que es,
con amor entre las manos,
cambia el rumbo de las cosas
y corta con la estupidez aquellos lazos.
El amor casi
no sabe nada de nada
ni conjuga predicciones.
Todo lo demás
Costa del Maresme. Barcelona
es caminar
cobardemente
abrazados a un vacío
para tomarse luego un café
con algunos recuerdos
excitantes.

sábado, 1 de enero de 2011

Después del temblor

Después del temblor de ayer,
me desperté
y vi que sigo creyendo en el amor
como siempre,
entonces supe que el amor no se va
ni llega,
el amor se lleva.