seguidores

lunes, 22 de diciembre de 2008

La bufanda

LA BUFANDA

No sé qué decirte, cómo andas… yo me levanté así …
y eso que me reí ayer.
Me dormí vestida y tarde.
El hard rock no es mi fuerte.
Pero al Pola, como ya sabés, lo parímos a los veinte
y me dijo, tocamos cerca, vieja, en el pueblo,
por qué no te venís a tomar unas birras.
Acá, en Catalunya, le dicen el Pola, por vos, pero yo le digo Ernesto.
Esta mañana me levanté con la bufanda enroscada en el cuello.
Es nueva, no la viste, tiene dibujadas unas calaveras.
Esa puta costumbre de preguntar cómo me queda la ropa.
Le pregunté al Pola por la mini de lana rayadita.
Es nueva también, por suerte no la viste.
"Está bien, vieja,  te estás pasando un poco últimamente,
pero está todo bien, entendés, si sos vos".
Menos mal que anoche por lo menos me saqué las botas para dormir.
Esta mañana puse la leche en la taza, la cucharada de café, abrí la puerta del freezer
pero después enseguida la del microondas.
Yo sé que esas cosas mías te mataban y te confieso
que la leche también se me vuelca adentro del microondas.
Pero le agarré el punto a las pechugas, le pongo la sal directamente en la sartén,
dejo que la cebolla se queme un poco solamente y tot aixo.
Al final no me levanté tan tarde porque conseguí el diario.
Nunca te lo comenté pero La Vanguardia me embola,
a mí me gusta El País.
Ayer en el concierto yo miraba con veinte años, te lo juro.
Me gustó tanto esa sensación.
Con tu sarcasmo dirías…veinte en cada ojo…
y yo te diría … bueno che, me declaré en regresión por una noche…
y vos dirías… por una noche solamente?
y yo … bueno, bueno, habló el maduro…
y vos …sos un desastre.
y yo …sí…y qué…?
y vos me dirías… sos muy italiana, no hay caso.
Y como me estarías mirando con esa cara que tenés ,
yo sabría qué decirte.
Pero esta mañana que no estás no sé qué decirte…
cómo andás
Yo me levanté así,
recordando los primeros acordes
y con la bufanda enroscada en el cuello.

jueves, 18 de diciembre de 2008

Mis deudas


MIS DEUDAS
En la casa de la libertad
donde las viejas pistas
tienen alas como pájaros
que te picotean la garganta
hoy llueve
y te parás frente a la ventana
esa que tiene el sol dibujado en la pared,
alzás los brazos
para que te pase el aire y yo.
Cerrás los ojos
por si acaso, lo de los colores.
Abrís la boca para respirar
ese par de orgasmos llorados
que tuviste en estos últimos días.
Ya te vas
y filmás la montaña
sin poder editarme.
Hoy llueve.
También en mi casa llueve
y me paro frente a la ventana
sin rec, ni play, ni pause.
Y el sol me lo debo.
Y los orgasmos y el aire.
Ya me acuerdo,
querías irte siempre,
stop/eject.

martes, 16 de diciembre de 2008

Bienvenidos al tren

A ella le gusta viajar sin boleto en los trenes. Hoy se fue a pasear por Calella.
Más triste que contenta y a pesar de estar nublado ,se puso las gafas apoyó la cabeza en la ventanilla y fue mirando el mar.
- ¿Boleto, Señor…? Gracias.
- ¿Boleto, Señorita…?
Ella pensó que de todos modos la tristeza no tenía porque ponerla más pelotuda, así que se secó los ojos y empezó a hacerse la que buscaba algo en la cartera.
- No lo tengo, Señor, no lo tengo …
- ¿Dónde baja Señorita?
- En Calella
- Vale, busque tranquila que después vuelvo.
Parada en puerta y preparadita para bajarse en Calella, siente que alguien la toma del brazo.
- ¿Señorita, perdone, el boleto?
- Definitivamente y en el fondo, no lo sé, Señor.
- Ay … en qué piensan las mujeres … ¿De dónde eres bonita?
- De Ocata.
- Pero no… me refiero a ese acento tan bonito que tienes.
- Aaaaahhh…de Argentina.
Él le contó que su hermano en la época de Franco emigró a Argentina, ella le sonrió, él le aconsejó que no perdiera los boletos porque las multas son de cuarenta euros. Ella volvió a sonreír y bajó.
Ella vuelve de Calella y piensa que, esta vez, sí tendría que pagar el boleto por si sube el mismo revisor, pero le gusta más viajar sin boleto y al fin y al cabo casi siempre termina haciendo lo que le gusta.
En el vagón sólo hay dos personas, ella y en la fila de asientos de al lado, un nigeriano.
Hasta que sube un revisor, diferente al del viaje de ida, y entonces son tres.
Esta vez, más sádico que calentón, el nuevo revisor elige una presa segura y va directo a humillar al nigeriano.
- ¡Boleto!
- No saber, yo, no entender.
- ¡Busque el boleto o nos vamos con los mossos de escuadra!¡ Usted sabe para qué estoy acá yo … para que esta Señorita que seguramente siempre paga su boleto no tenga que pagar un siete por ciento de aumento por su culpa!
Ella pensó que debería decirle que ese siete por ciento no la afectaría demasiado y pensó en la discriminación y también en que con un negro nigeriano le gustaría ir a otro lugar diferente más que a una comisaria, entonces los dejó ir.
Siguió mirando el mar, se bajó en Ocata, apenas llovía, caminó unos metros por la estación y levantó un boleto que había en el suelo, era un Bonotren con seis viajes disponibles.
Estaba llegando a su casa cuando decidió volver a la estación a gastar uno de los viajes que tenía. Metió el cartón todo mojado dentro de la máquina para que se le abran las puertas y desapareció el boleto.
Se fue rapidito y taconeando a la ventanilla, directo al empleado.
- ¡Escuchame … esta máquina se me tragó el boleto y tenía como seis viajes yo!
Observó atentamente mientras los empleados desarmaban toda la máquina para sacar el cartón mojado. Parada, casi como controlando y con las manos en la cintura.
- ¡Aaaaiaaa… está hecho pelota! ¿Y ahora que hago con mis viajes?
El empleado, sonriendo,fue hasta la oficina y le trajo otro Bonotren pero esta vez con diez viajes.
Ella volvió a subir al tren porque pensó que al fin y al cabo, era lo más cercano que había tenido en estos últimos años.
La vio llegar, irse, llorar, reírse, enamorarse, desesperarse, escribir, temer, emocionarse, sorprenderse…
Ella le debe todo eso… (bueno…más los boletos, por supuesto)

lunes, 15 de diciembre de 2008

En el lugar de siempre


EN EL LUGAR DE SIEMPRE

Buscás quien te salve
a pesar de tus pilares,
y caes siempre
en las mismas manos del pasado,
generadores de deudas incobrables
disfrazadas de ternura.
Incapaces de elevarte,
capaces de amurarte
a la tristeza
hasta indicarte nuevamente
mi camino.
Entonces salís a buscarme
sin aviso.
Y puede que un día el éxtasis
te silbe al oído
pero al otro me esperás en el bar
desde el silencio.
Y yo que recuerdo
aquella moraleja del encuentro
en el lugar de siempre,
también te busco
pero por ahí tomo otro camino
porque siempre tiene muchas direcciones
o porque tal vez no quiero encontrar
al que no aprende
que envolverse cada tanto
en las manos del pasado
lo sumerge.

miércoles, 10 de diciembre de 2008

Entender

ENTENDER

Entender. Percibir el sentido o conocer
las causas de algo. Comprender
tener idea clara de las cosas
Conocer, discurrir, deducir
el ánimo o la intención.
Crear, pensar, juzgar, tener
una razón oculta
para obrar
de cierta
manera
.

Manera
de obrar
bajo razones ocultas.
Juzgar , pensar, creer conocer
el ánimo o la intención, deducir,
discurrir, conocer la idea clara de las cosas,
percibir las causas y el sentido y no entender.

domingo, 7 de diciembre de 2008

Reflejos II


REFLEJOS II

Aunque digas lo contrario
la paz te sabe a muerte

por ahora.
Te peinabas mirándome a los ojos
y es terrible descubrirse
dentro de otro.
Soy tu odio,tu espina,
soy tu mala vida.
La fuerza que te lleva
hacia otra muerte
que en el fondo deseas
y que invoca
tu mejor risa.
La que escupe tus palabras
y te enfrenta.
La que envuelve y te regala
tus peores gestos.
Soy aquel color que no querías
distinguir entre los grises.
Aquel que raya y rotula
tus mejores obras.
Aunque digas lo contrario
y aunque ya no te refleje
la paz te sabe a muerte

por ahora
y te dura lo que dura
un desayuno.

lunes, 1 de diciembre de 2008

Si fueras mudo.

SI FUERAS MUDO

Si fueras mudo te diría
todo lo que me pasa por la cabeza
cuando imagino tu cara.
Si fueras sordo
me arriesgaría más y admitiría
que en algún momento del día
lamento algunas cosas.
Si no pudieras mover tus manos
te acariciaría.
Si quedaras ciego
me desvestiría.
Si estarías inconsciente
te abrazaría.
Si estarías muerto
te besaría la frente, te besaría los ojos
y me acostaría a tu lado.
Podría decir cosas más estúpidas
porque me pasan cosas más estúpidas
como eso de andar perdida en la multitud
y tararear aunque sea el himno nacional
para no recuperar la memoria
pero son sólo momentos.
El resto lo lleno con las palabras más idiotas
de todo lo que nos dijimos.
Si fueras mudo te diría
todo lo que me pasa por la cabeza
cuando imagino tu cara.
Si yo fuera muda …
no nos sobrarían los motivos
.