seguidores

martes, 21 de diciembre de 2010

El momento ese en que me vi.

Cada día
los días
me dieron algo bueno
para hacer por alguien,
un par de intentos por cambiar
algún que otro rumbo equivocado;
me dieron también soledad
de la querida y de la otra,
me dieron silencios
y ya no como instrumentos
de castigo,
silencios normales.
Me dieron el momento ese
en el que, haciendo nada,
me vi
y me quise por completo.
Y todo esto empezó
cuando dejé de esperar cosas,
cuando dejé de buscarte
entre promesas baratas
y filosofías sobre el bidet,
todas hijas de las lágrimas.
Voy dejando de buscarte
un poco porque no te encuentro
y no es  que me cause gracia,
apenas cierto grado

Puerto de Barcelona
de serenidad
y algunos descubrimientos.

jueves, 2 de diciembre de 2010

El hilo

El inútil esfuerzo de andar de la mano,
Un aporte a las asociaciones de lucha
contra el maltrato psicológico.
(Fotografía extraída de la red)
andar y caerse,
andar y caerse.
Era una calle angosta
y amorosamente me sujetaba a él con un hilo
me invitaba, entre risas, a jugar
a que era su acróbata favorita,
me llevaba por el borde
y angustiosamente, casi simulando un accidente,
un descuido tonto de mi parte,
me empujaba,
me paseaba en el vacío
un tiempo, días, meses,
lo necesario ,
y me subía a la cornisa del silencio
con un gesto casi de amor,
y así los años,
así los días, jugábamos los dos.
Pero después la terrible certeza
de tener razón,
de que la verdad enorme y cruda
se me instalara en el pecho,
y los ojos que empiezan a ver
y a pisar tierra firme
desatándome el nudo de a poco,
mientras un blues
me quitaba la ropa mojada
me mostraba unos mapas,
me decía: no intentes poner cara
de aquí no ha pasado nada,
tal vez sea mejor llorar un tiempo más,
pero lejos sus manos
y más cerca tu alma.

sábado, 27 de noviembre de 2010

Otros días vendrán

Salgo a la calle
dueña de tu mejor mirada,
de tu piel de gallina,
de tu emoción,
de tu archivo fotográfico,
de tus líneas rectas,
de tu peor pasado,
de tu mejor presente,
de la calma y la sorpresa;
y más allá de ese naufragio
permanente,
en este momento
sos tan mio
Mar del Plata. Argentina
y yo tan cercana a vos,
que hasta me río
de aquella historia
oscura y pasada
que tejimos a ganchillo,
dedicados,
descontrolados,
y pienso en aquello
y en mi parte
y en las mañanas de sol
a tu lado,
junto a mí más que nada,
para no dejarte tan solo
otra vez,
en medio de un mar
de idioteces
y yo con mi barco.

sábado, 20 de noviembre de 2010

Mi percepción

Mi percepción
comienza en el corazón
para terminar llenándome
la cabeza de fantásticas basuras
entonces me digo, nena,
cuando tu alma
ande sola por la calle
podrás decir ,con razón,
“es exactamente esto
lo que pasa”.
mientras tanto la cabeza…
Uf ,qué vueltera la cabeza,
colgala en la puerta,
del lado de afuera,
vendela,
Costa Brava
mirate una novela,
pintá, amasá, tejé,
lava esos platos, boba
y deja que los ojos
te sorprendan
que un día lo hará
la verdadera voz del alma,
si es que la tuya
no es muda,
claro.
Y si no, bueno…

jueves, 18 de noviembre de 2010

Eso y otro par de cosas

,Dudo del filósofo
y de cada hilo que enhebra
mientras despierto mareada
entre gente idiota
que cose y cose
y yo misma que coso algo,
me digo
sé una buena chica
sólo cuando es necesario,
tirá para adelante
que es lo único,
y no sé si hay más
que buen sexo con amor y alegría
para acabar los días bien.
Ah...sí, volver
a la cara de niña,
con gesto asombrado,
a su luz y sus manos
con barro de verdad
y pará de contar.
Si hay que rezar, rezá
por el milagro de hacer el amor
que sólo vale
 el acto de saber reír
y otro par de cosas.
Pero cuidado,
hoy puedo decir una cosa
y mañana lo contrario,
por eso tengo vértigos
y no dolor de estómago,
cada maestro con su librito
Ermita del Nen Jesús de Praga, Sant Hilari de Sacalm, Girona
y cada malestar a sus huesos.
Él sólo me pide que sea veraz
y lo reconozca,
que vaya de frente,
aunque camine mareada
hacia un lado y hacia el otro.
Pobre el amor...
a veces no sabe
en qué posición sentarse
para que no le duela todo,
entonces yo me paro de un salto
y le digo: parate, vení...
y lo beso


sábado, 13 de noviembre de 2010

Y entonces sopló un rato.

Creí que lo tenía todo controlado,
la vida, la muerte,
la salud, la enfermedad,
la tristeza, la alegría
la ansiedad, la calma,
la soledad, la compañía,
la espera, el tiempo...
y un día  me dijo que todas hojas
son del viento
y entonces sopló un rato.
Turó de L' Home 1706 mt.  Montseny (Catalunya)

viernes, 5 de noviembre de 2010

El arte de perder las plumas

Muestra fotográfica en las calles de Olot, Girona.
Sí,
como el ave fénix,
nuestro amor,
dos por tres nos sacude el polvo,
nos saca de las cenizas
con todas las plumas quemadas
y el nudo disuelto
en la garganta
y la llave para abrir la caja negra,
y siempre nos dice lo mismo:
"Hola...
¿qué pensaban...que yo...?,
si hasta me causan gracia"
Y se ríe.






 
 
 
 
 
 
 

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Retrato de familia

De mi madre aprendí
que tengo que hacer siempre
lo que me gusta
y que todo lo demás importa un pito
y de mi padre,
a mantener las cosas
bajo control.
De mis abuelas aprendí
a pelar los gajos de mandarina
por si me ahogo
y que las cirugías estéticas
duran poco.
De un abuelo heredé los genes
de loca de la guerra
y del otro aprendí que repartir
 bienes a tiempo
evita bombardeos a destiempo.
El amor me ayudó a parecer mala
durante el día,
ser buena al llegar la noche
y a descubrir
que no soy la pieza ideal para
un coleccionista de Penélopes.
La pasión me mostró
que luchar por mantener el puesto
de figurita que completa el álbum
se premia con un buen ramo de histeria
y soledad
y que la infidelidad
generalmente se salda
dándole al César lo que es del César
y a dios la espalda por un rato.
De mi profesión aprendí a leer el futuro
y de los niños a reír.
De mis hijos aprendí
que en un segundo,
la vida,
se transforma en otra vida
para siempre.

domingo, 31 de octubre de 2010

Grandes migraciones

Yo migré hacia vos
con la concentración
de un pájaro
cuando parte
hacia el objetivo superior,
ningún milagro del camino
me distrajo.
Sentí que era el momento
de cumplir
con las cinco características
que distinguen a una migración
de cualquier desplazamiento.
Y duré, duré,
permanecí en el intento
de acercarme a   vos                                                             
linealmente,
enérgicamente,
especialmente.
Instintivamente
te miré, te acaricié, te sonreí
y volé con vos
hacia ese lugar,
marcado por la evolución,
en el que dos esencias
de la misma especie
se encuentran,                                                         
Mar Chiquita. Argentina
pero habías cambiado
el hábitat
y el hábito
de volar conmigo.










                                 

jueves, 28 de octubre de 2010

Postura de cobra

 A veces me inclino
rápidamente ante la ira
en postura de cobra.
Apoyo el cuerpo y las palmas
en la superficie
piel con piel.
Levanto el pecho y la cabeza,
disparo el mentón
hacia un posible beso
que libere a mis glándulas
del peso del enojo
y permanezco en postura
a la espera que el oído
autorice la palabra.
Si hay vía libre a los sonidos
los transformo en danza
y ya liviana mi garganta, ríe.
Si acaso por ausencia de paz
o por soberbia
no encuentro respuesta,
intento mil de milenarias posiciones
o invoco al olvido
y me entrego para que éste,
a su antojo,
me acaricie la cabeza.
Luego me alejo del suelo,
despego las palmas,
Osor. Pueblo de Girona.
enderezo la espalda
y abandono el dojo.



lunes, 25 de octubre de 2010

Puñadito de decisiones


Llafranc. Girona
 
Parc de les aus. Barcelona
  
Soy seis croquetas 
en viaje 
fritas en este minuto,
los ojos de la mañana,
el reencuentro de ayer,
nuestro último paseo,
la ruta, la tormenta,
mi ropa en la cama,
el faro de San Sebastián
visto hoy desde abajo,
el ángel que anoche
por la espalda me trajo
el agua a los ojos.
Soy casi el mismo viento
y el mismo frío
mirando hoy el faro
desde el otro lado
mientras me cocino,
a veces vestida de rosa
y a veces de luto,
recuerdo que somos
nuestras decisiones
por eso
seis croquetas
en viaje
fritas en este minuto
soy
y un poco más
tal vez.                                                              

Faro de San Sebastián. Girona
                 
                          












  

sábado, 23 de octubre de 2010

El Arco del Triunfo y yo


Se llevó aquel vestido
de guerrera amazónica
y la fuerza para llegar al objetivo.
Cómo volver a la lanza
me pregunto cada mañana.
De a poco,
me digo,
con pequeñas metas
como no perder el tren
por ejemplo,
entonces corro,
atravieso el Arco del Triunfo
escuchando
no creuar les vies.
No, Catalunya,
después de este amor
siempre voy por la escalera                           
y de paso me miro en los paneles
de alumnio
por si acaso se me lleva
alguna otra cosa
y doy la vuelta.
Llego a  tiempo
y una magdalena aplastada
me premia desde el bolso.
Ya en la ventana
apoyo la cabeza
Parque de la Ciutadella. Barcelona
y pienso en la otra meta
y en dónde quedarán las lanzas
después de una tormenta.                                      

viernes, 22 de octubre de 2010

De un solo paso.

Lago de Banyoles. Girona
Yo puedo acercarme a la voluntad
o hundirme,
ponerme un día la mano en el pecho
y descubrir el espacio
donde duermen mis fuerzas,
entender con desamparo
que sólo una vez me dieron la vida,
esa que fui dejando en los rincones
de las manos de otros,
y pensar en parirme
tal vez recordando aquel grito
con el que por primera vez
yo también di la vida.

Gritar y dármela
con la misma firmeza que la perdí.
Llegar de un sólo paso
al respeto a mi misma,
unirme al aire, a los miedos, a las caricias
con un abrazo alumbrado.
Yo puedo entender  que
si dejé de respirar sin darme cuenta,
si pacté con algunas de las formas
de la muerte
entre el desamor, las ataduras y los ritos,
tendré que perdonarme,
andar
y parirme de un grito. 




martes, 19 de octubre de 2010

Entre las formas y el silencio

Imaginó mi voz,
mi texto y contenido
en dos mil fotos.
Se quedó entre las formas,
las líneas y sonrisas mudas.
Me mostró el lado ambiguo
de los bancos: la espera.
Y me encontré sentada
en una y mil plazas
por las noches, en silencio,
tratando de explicarle en colores
que el amor no admite encuadres.
Amó con la fuerza
de los grises
sólo el arte de mirarme
y en una y mil plazas
en silencio
yo
Escaparate de la calle Portal del Ángel. Barcelona
tratando de explicarle...





martes, 12 de octubre de 2010

A veces los lugares

A veces pienso que a cierta hora
el suelo no es de todos.
A veces quiero que el sueño
no me encuentre lejos de casa
ni que otra tierra me cubra
el corazón quieto.
A veces creo que sólo tenemos
una sutil diferencia con las plantas:
el andar
e intuyo que se crece en cualquier parte
pero nunca como en el terreno heredado.
A veces siento mío lo que no es mío
y puedo,
por cualquier camino del mundo,
respirar profundamente.
A veces puedo agradecer las diferencias
y otras
Rupit. Girona
reclamo como pájaro en el nido
la comida en la boca.
A veces es la palabra
que mejor define
mi relación con los lugares de la tierra.
A veces se me ocurre mirar hacia adentro
y puedo eternamente con todo
por un segundo.

domingo, 10 de octubre de 2010

Caminos

Pals. Girona
Voy perdiendo el miedo a andar,
andar por los caminos.
Es muy difícil repartir los miedos
como caramelos ofrecidos al aire
o como migas a los pájaros.
Camino hoy en la oscuridad
con la sensación que sólo el viento
amenaza con tumbarme alegremente
por ahi.
Voy perdiendo el miedo a los caminos
de la tierra
y cuando no me quede uno por andar
en paz
y con los ojos bien abiertos,
empezaré a recorrer
con un sólo dedo
los surcos de algún rostro
temiblemente conocido o recordado,
probablemente el de la soberbia ,
el abandono, el enojo...
para decir hemos llegado hasta acá,
gracias por haberme acompañado.

lunes, 4 de octubre de 2010

Entre mis ojos y los otros ojos, la historia.

No mires sólo
como me siento
en la estación a esperar
el tren.
No mires sólo mi pelo
y mi ropa.
Mirame profundamente
y escucha lo que dicen
mis ojos de mí,
las vidas que llevo
que son muchas,
los trenes que perdí.
Como me muevo en el espacio
es parte de la historia
que está detrás de mis ojos.
Mirémonos históricamente.

viernes, 24 de septiembre de 2010

Entre las circunstancias y yo.





Entre las circunstancias y yo
el agua despeja el camino.
No me molesta esperar trenes
porque siempre tengo algo
que decirme en los descansos.
No me molesta no tener
la última palabra
porque las últimas palabras
para mi no existen.
No me molestan ya los mentirosos
porque soy inhabitable;
pasan, ven y salen.
No me molesta nada
por momentos
porque con nada ando
de todo aquello que no vale.
¿Y qué hay del grado
de soledad que trae 
 filtrar la vida de ese modo.
A veces me molesta,
otras no lloro
sólo veo llover.
                                                                                                              Fotografía J. Boer

jueves, 23 de septiembre de 2010

Posible comunicación


Fotografía J. Boer
Tiene que haber
otra comunicación posible
para la distancia,
el encuentro de algo
que no sean las manos.
Hago llegar tus manos hacia mi,
sonrío,
busco algo
que no sean tus manos que no están
y que no sean las mías que no te alcanzan.
¿Cómo salirse del cuerpo
después de tanto cuerpo?


Entre aquellas luces, las nuestras

Entre aquellas luces

En busca de reflejos
Las nuestras eligieron mirarse
Sostenidamente.
Estoy mirando al otro lado del andén,
Piensó en tus ojos

Y aún retengo el encuentro

De aquella tarde,

Como te ibas acercando,

Como yo intentaba bajar inútilmente

La mirada,

Tus manos en mis hombros,

Mi cabeza de costado en tu pecho,

Yo sentí tu corazón y me quedó el ritmo.

Nadie estaba ocupando esos lugares

Más que nosotros

Nuestros cuerpos, almas y miradas.

Consciente de tanta realidad y supremo cruce,

Te alejaste mirándome,

Llorabas,

Tanto que hoy te busco,

Miro al otro lado del andén

Y sostengo tus ojos.



viernes, 17 de septiembre de 2010

Una monja y una puta en la cocina


Fotografía extraída de la web

Todo está compensado.
Una monja y una puta
cocinan el mundo en una olla
cada una al lado de su asa
y en el medio la vida se prepara,
mientras un mismo dios las ama
porque el amor, más que del medio,
sabe de entregas
y vuela de un lado al otro
de las asas.









Fotografía J. Boer


DESCOMPOSICIÓN

Todo tiende
a recomponerse
y el camino hacia
la recomposición se impone:
es el dolor.
Porque la vida
no conoce los prefijos,
sólo compone.