seguidores

viernes, 25 de noviembre de 2016

Frente a la luz

Yo jugué a las escondidas
con  sombras  oscuras.
Creí  en el paraíso
 afortunadamente perdido
 que me ayudó a surgir del pasado
 y que hoy recorre,
atado al hilo de una  comenta,
el cielo de las cosas ofrendadas y  lloradas,
tan  lloradas
como para lavar a la peor de las bestias,
diluirla, secarla al sol de los buenos milagros.
Ya no están tantas cosas que hacían de mí
un dibujo de otros, un retrato absurdo,
una visión lejana,
difusa en los cristales.
Hoy, si se trata de abrir  ventanas,
no hay temor que se oponga
a que pueda estar parada
frente a la luz,
 a elegir alguna ruta
de amores claros
para volver a mí
y a verme en  los espejos
de una historia propia,
libre de paraísos perdibles,
limpia de sombras.

No hay comentarios: