seguidores

martes, 17 de mayo de 2011

Cuatro elementos

Cosas por hacer
cotidianamente grandes.
Tranquilas como torta de manzanas
de un domingo a la tarde.
Tengo muchas cosas por hacer,
reparar las únicas grietas que merecen ser reparadas,
dormir en el vínculo correcto
de aquellas manos mias ,
verdaderamente parte de las mias.
Verme desde allá lejos
a cada paso.
Ella se para, ella camina, ella hace,
ella dice, ella ama, ella se  rie.
Perdonar y llevar el corazón bien lejos
de cualquier rastro de piel
adormecida en la amargura.
Poner en agua las rosas,
en el fuego las sonrisas
y dejar los otros dos elementos
para el resto de las cosas
que me quedan por hacer.
Y, un domingo cualquiera,
mirarme y que me guste
el horizonte.