seguidores

lunes, 18 de abril de 2011

Me acordé

Te viví sin anestesia,
sin una mano en la espalda,
sin un levantate,
sin cuidado,
sin forma comprensible,
¿amorfa sería?,
como quieras, como digas.
Siempre que podía,
respetando la palabra
precisa para cada cosa,
te viví como querías.
Y de tanta oscuridad
de tanta sombra,
hostilidad,
marginalidad,
me acordé de encenderme
un poquito
y de que entre piedra y piedra, fuego,
entre fuego y fuego, luz
y acá me encuentro
en una roca frente al mar
lluvioso.
Mientras aparecen
las cosas del mundo
como en selección aleatoria,
atractivamente.
No te extraño
y es un bonito día
para salir de alguna parte.





Café del Torreón del Monje. Mar del Plata

viernes, 1 de abril de 2011

Acerca de la cebolla

No quiero morir buscando la belleza

ni andar acompañada
de aquel que vive buscando
sólo la belleza.
Quiero hacer bello lo que veo
y que me dibujen bella
con todas mis arrugas del alma
y del cuerpo.
Algo así como cuando mi abuela,
milagrosamente,
cocinaba para cinco con media cebolla.
No debiéramos ser más que eso,
que un par de medias cebollas
intentando la bondad como milagro,
como si tuviéramos la certeza de aquello,
de lo que verdaderamente
nos refleja de ese modo,
bellos.
Chapadmalal - Argentina