seguidores

martes, 25 de noviembre de 2008

Universos baratos...

Fernando Pessoa o Alvaro de Campos diría:
"...apagué la luz, cerré la puerta y dejé de tener barullos de chinelas en el corredor.
Quedé yo en el cuarto sólo con el gran sosiego de mí mismo. Es un universo barato."
Puede que Fernando acierte... que tal vez hoy sea el intervalo entre lo que deseo ser y lo que los otros me hicieron.
Sí, eso es...
Comienzo a conocerme.
No existo...

viernes, 14 de noviembre de 2008

El amor está en los pies...

ASÍ, COMO LOS MIOS, TUS PIES.
.
Hoy cuando miré mis pies
descubrí que se parecen,
más que antes, a los tuyos.
Son feos nuestros pies,
tienen formas similares.
Feas formas, como por ejemplo,
las uñas de tus dedos
y los huesos deformados de los míos.
Nuestras pieles son idénticas,
tan finas como secas.
Tu esmero cotidiano, tus cuidados,
si difieren de los míos
no logran que nuestros pies
dejen de ser nuestros pies
igual de feos y cercanos.
Hoy cuando miré mis pies
descubrí en cuanto se parecen
a los tuyos.
O es que vi los tuyos,
no lo sé.
Tal vez ame tus pies.
.
.
Paso lista en mi memoria a menudo para saber si aún recuerdo las manos de mi abuela por ejemplo, o si a la distancia puedo recorrer mentalmente y en detalle los brazos de mis viejos o la forma de los ojos de mi hermano.
Paso lista y recorro aquellos pies que no estarán tal vez por las mañanas...
Como en un intento de medir el amor con la memoria.
Confundiendo amor, cercanía y cuántas cosas...
Apenas puedo caracterizar el amor y efímeramente, pero me doy cuenta que es muy pequeño, tan pequeño que universalmente cualquier circunstancia está antes que el amor...

martes, 4 de noviembre de 2008

Desinteresadamente sola

Desinteresadamente sola
.
A veces me siento sola
y fantásticamente sola.
Otras veces me siento sola
pero interesada en no estar sola,
y no es tan malo
como cuando me siento
desinteresadamente sola,
porque ni siquiera me interesa
el hecho de sentirme sola.
.
Podría tal vez decirlo de una forma menos poética y con mi sello porteño.
Por ejemplo, podría sacar un banquito a la vereda, subirme en él y recitar:
¡Hoy me importa un huevo Europa, Asia, América del Sur, del Norte y el mundo en general! Y al que se le ocurra acercarse a decirme una sóla palabra que no sea en castellano, podría bajarle los dientes directamente y probablemente al que hable en castellano también, sólo para que tenga...
Podría hacer una lista con las caras de orto que me rodean, con la gente hipócrita de doble moral, las profesoras idiotas que adornan los colegios, los vecinos que no me saludan, los malos, los mentirosos... y crear un impecable soneto con todos los nombres, los hechos y hasta los gestos, para luego abollar el papel y desde el mismo banquito tirarselo en la cabeza al primer infeliz que pase y mandarlo bien a la mierda, sólo por pasar nomás... Entonces, bajarme del banquito con cuidado e irme a mi casa a mirar "¿A dónde estás corazón?"...